La nueva reconquista de Sevilla

Cuando me desperté no tenía claro si era viernes, sábado o domingo «¿Juega esta noche el Betis? No sé ni si quiero saberlo». Parecía haber amanecido, «Sí, es sábado y esta noche juega el Betis, porque esta noche toca pizza». La memoria culinaria nunca falla. Pero, ¿sabrá el Betis que juega esta noche, o estará tomándose la Cruzcampo de celebrar que le ha ganado al Levante?

Hay mucho que preguntarse en un día así. Cuando me he mirado al espejo tenía la cara habitual de un sábado por la mañana. Nada especial, algo más despeinado de lo normal. ¿Estaría ayer el Betis en los toros, sacando una botella de Dyc bajo la chaqueta y limpiándose la barbilla con el maltrecho pañuelo florido? ¿Se inspiraría con la corrida de Morante, pensó que quizás un linier le saldría al día siguiente al quite permitiendo un gol en fuera de juego?

Este año no podré estar en la feria, ¿pero se habrá probado ya el traje el Betis, le quedará bien o tendrá que hacer un par de sesiones cardio HIIT para entrar con algo de soltura y clase? ¿Habrá el Betis pensado siquiera en ello, o estará completamente centrado en ganarle al Levante esta noche?

Lo bueno es que el mejor que tenemos, este chaval belga que corre tanto y me gusta llamar Musondita, todavía no conoce la feria, solo de oídas, así que estará concentrado. Lo que no sé es si Adán estará pensando más en ajustarse bien los guantes o agarrar las castañuelas, que ya le han enseñado como llevar un compás de 12. A Bruno le veo buena compostura para tocar la caja, y a Westermann para decir «ole» con los coloretes del rebujito, algo seco pero tambaleante.

Pero qué digo, Merino se los habrá llevado a contemplar en silencio la estatua de San Fernando, les habrá soltado una intensa charla, uno de estos discursos como el del Rey Théoden a sus caballeros en la batalla de los Campos de Pelennor. Luego se habrán puesto los cascos para seguir escuchando «y del Caribe somos tú y yo» y habrán pensado en tías con tetas de plástico y melenas extendidas.

Qué difícil es ser bético en estos tiempos en los que hemos sido despojados de nuestro fuerte. Y qué difícil es ser jugador del Betis. Hemos perdido tantos partidos esta temporada aquí, en nuestra casa, que nos han echado y cada encuentro es un asedio en el que cogemos un poquito de terreno. Si hoy ganamos recuperaremos la plaza definitivamente, culminaremos la nueva reconquista de Sevilla. Y así me lo dejan todo en orden, oliendo a azahar y con el Benito Villamarín en calma para cuando vuelva de visita.

Y que no se me olvide hacer la pizza. Que es sábado y juega el Betis.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s