Del jaquelado al azur

A veces, sólo en contadas ocasiones, es mejor conformarse con el pájaro que ya está en tu red que esperar a que vengan otros cientos y el alcotán los espante justo cuando vas a tirar de la soga. España en Burdeos intentó llenar su barriga con todo lo que su ojo se creyó capaz de engullir. Craso error. Los católicos de los Balcanes fueron ese ave rapaz que espanta tu caza menor y te deja con cara de tonto mientras piensas: ¡joder, me tenía que haber conformado con lo que tenía cinco minutos antes! Perisic, cual halcón, cayó en picado sobre el flanco derecho hispánico –el defendido por el peor jugador de la convocatoria de del Bosque; sí, el peor, Juanfran, la cuota atlética-periodísticabufandera– y a la enésima vez obtuvo su premio. No obstante, la derrota no es sólo achacable al agujero sufrido por nuestra banda diestra. El conformismo, representado desde el banquillo con una mala lectura del partido; la falta de concentración, personificada en un irreconocible Busquets y en un De Gea extrañamente colocado; y el egoísmo de algunos jugadores, ni Ramos debe quitarle un penal a Iniesta ni Alba hacer carreras de cara a la galería en el minuto 80, acabaron desembocando la caída española al “lado oscuro” del cuadro final de esta Eurocopa. No obstante, el mérito croata fue más que loable. Además, la ambición de la escuadra jaquelada en gules –muestra palpable es la lucha e implicación de un equipo teóricamente reserva– hacen que su nombre no quede extraño en el cartel de Saint-Dennis el próximo 11 de julio.

Previsibles alineaciones del partido de octavos de final.

Previsibles alineaciones del partido de octavos de final.

Así pues, fruto de los pecados españoles y del castigo propio para la redención de los mismos, desde el lunes comienza un particular calvario. Como si de Dante se tratase, este guión arranca con el descenso bordalés a los infiernos y desde ahí, esperemos, la Selección ha de remontar. Esta escalada tiene como primer peldaño el equipo que hoy sería nacional del poeta florentino –recuerden: Florencia fue un Estado hasta 1861, por tanto no se puede decir que la azzurra sea el equipo de Alighieri– y es un duro salto que por momentos va a requerir poner la rodilla en tierra. La Nazionale se presenta con el cartel de siempre: trabajo, orden táctico y eficacia en las ocasiones de gol ¡Pónganle una calle en cada ciudad a don Helenio Herrera! Pero la inesperada derrota ante Irlanda –¡otra vía a San Martin O’Neill en cada población insular!– está creando algunas dudas en los planteamientos de Conte. Por ello, no sería extraño que el seleccionador italiano volviese a sus experimentos tácticos y viésemos una sorpresa el próximo lunes.

En cualquier caso, lo esperado, tras ver los seis partidos de España e Italia, es que repitan esquema y casi todos los jugadores para la primera de las batallas definitiva. Ya no queda margen de maniobra, todo se ha vuelto a vida o muerte. Aún así, siéntense porque puede haber sorpresas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s