Pan de gambas y cinco goles

Madrid - Betis 29-9-15

Autor: Nevski

Pre-partido

He pasado toda la tarde planchando camisas hasta que la máquina del diablo ha decidido romperse tras siete años de bonita convivencia. Justo cuando estaba en la fase pantalones me he percatado de que aquello calentaba menos que Casillas en sus últimos tres años y, al levantarla, ha comenzado a gotear (mas bien supurar, deberíais haberlo visto) y me he llevado una decepción de esas que solo se curan llamando al chino para encargar comida grasienta. Son las diez de la noche del sábado.

1ª parte

Media hora después conecto ilegalmente al partido y me topo (tíralo a ver si flota) con un Bernabéu festivo que contrasta con el lóbrego y arácnido atuendo del que posteriormente seria uno de los héroes de la noche: Keylorsito Navas, enfundado en un luto riguroso no sabemos si en honor al mítico guardameta ruso Lev Yashin o simple reflejo de su estado anímico al conocer la noticia de que su sustituto está al caer por la T4.

Benítez vuelve a insistir en el sistema táctico de este nuevo Madrid de la Ciencia, su amado 4-2-3-1 que decepcionó a todos la pasada semana pero con distintas piezas: James y Benzema. Apenas tengo tiempo para reflexionar sobre ello porque, antes de que se cumpla el segundo minuto de juego, la pelota llega al colombiano en la derecha, se perfila hacia dentro y pone un centro medido con su zurda que Gareth Bale cabecea, llegando desde atrás cual titán. Gol y se acabaron las posibles cavilaciones sobre el dibujo táctico. El estadio lo celebra y yo miro el reloj preguntándome donde estará mi cena.

Con el paso de los minutos vemos un Madrid dominador ante un Betis encerrado en su propio campo que constata una evidencia casi matemática: Karim, por virtudes y  juego, ordena el 4-2-3-1 de RafaB. No solo por su natural entendimiento con Bale y Cristiano sino por esa característica tan suya de bajar a la línea de mediapuntas para asociarse y liberar el frente de ataque para que los dos bichejos lo asalten por donde les venga en gana. De pronto todo funciona a pedir de boca. El gato franco-argelino hace bueno un sistema que seis días atrás no valía ni para desguace.

Pero hay otra novedad: los movimientos de James. “El futbolista sobre el que se posan las bestias” (magnifica expresión que tomo prestada del tuitero @StanleyChubrich) aun partiendo desde banda derecha, se acerca al carril central para tocar mas el cuero y favorecer las subidas de Danilo hasta línea de fondo. Cosa que no tarda en ocurrir y vemos al brasileño dentro del área disparando o en línea de fondo colgando balones.

En el ecuador de estos primeros cuarenta y cinco minutos el equipo sevillano parece desperezarse y conecta algún que otro contraataque que no llega siquiera a inquietar a la defensa merengue. Kroos, al igual que la semana pasada, parece encontrarse especialmente lento, tanto de piernas como de cabeza y el sector izquierdo de Marcelo (ay, Marcelo) es el elegido por Pepe Mel para que sus jugadores traten de hacer daño. Nuestro loco favorito siempre deja espacios a su espalda pero hace años que tenemos asumido que, si no fuera así, Marcelo no seria Marcelo.

Antes de finalizar la primera parte, Keylor se tira al barro y repta como un Marine hasta salvar un gol cantado y James clava una espectacular falta directa a medio camino del pico del área y la línea de fondo. Zambombazo que te crió jaleado por la grada y que se supone otro contrato más para ACS en el país cafetero. Este jovencito sabrosón, por carácter y cualidades, apesta a leyenda en Concha Espina. Que el Altísimo nos lo cuide.

2ª parte

El arbitro señala con un pitido el comienzo de los segundos 45 minutos. La comida china ha llegado y, justo en el momento de dar el primer mordisco al rollito de primavera empapado en salsa agridulce, se repite la historia: jugada de tiralíneas en banda derecha, centro al área de Bale y gol de Karim Benzema. Una pequeña bolita de carne y un trozo de lechuga se estrellan contra la pantalla de mi ordenador y me siento un poco Homer Simpson.

Trato de rehacerme lo mejor posible y limpiar pero apenas tengo tiempo de coger mi paño de cocina estampado con una supercuqui yegua de labios pintados y flor en el pelo. Tras un rechace, Kroos ha disparado en semifallo, James recoge el esférico a dos metros de la portería bética, lo eleva con un sutil toque y ensaya un remate de chilena que acaba en el fondo de la red. Si Pepe Mel había planeado algo en el vestuario para darle la vuelta al resultado, este tercer gol deja su plan en una quimera.

Pocos minutos después Benítez retira del campo a Benzema que da paso a Isco. Las piezas rotan pero conserva el dibujo original: Cristiano arriba, Bale a la izquierda, James en la derecha e Isco por el centro y todos con libertad para intercambiarse las posiciones en función del momento. Un poco como en las orgías illuminati.

A partir de ese momento y ante los (siempre llamativos) gestos de frustración de CR7 por no haber hecho todavía su obligado tanto, el juego de los madridistas deriva en la búsqueda constante del portugués. De hecho lo intenta en varias ocasiones pero ninguna de ellas acaba en el tan ansiado gol. Mas este periodo de la segunda mitad nos muestra una asociación de Isco y James en el pasillo del 10 que promete muchas alegrías futuras para la afición merengue. Se entienden de maravilla, no tienden a pisarse sus respectivos espacios y sacan a relucir ese ultimo pase visionario que ambos poseen. Esto, en la practica, significa que en fase atacante el 4-2-3-1 muta en 4-4-2, donde Kroos y Modric hacen de mediocentros, e Isco y James de mediapuntas que liberan las bandas para las subidas de los laterales. Vamos, lo mismo de la primera parte pero con distintos nombres.

El Betis sigue  sin crear problemas hasta que Varane comete un innecesario penalti que Navas se encarga de atajar con ímpetu y desata un vodevil de inquinas y traumas mal resueltos en las redacciones de los dos grandes periódicos deportivos con sede en la capital. ¡Corre, Relaño, corre!

Con el partido visto para sentencia Casemiro remplaza a Kroos y, un poco más tarde, Kovacic a su compatriota Modric. Los jugadores están cansados, ambos firman el resultado y ya poco queda por ver. Los más observadores apreciarán la solidez que aporta Casemiro en el medio campo con su posicionamiento táctico y sus recuperaciones pero a mi me sorprenden un par de cambios de juego que ejecuta con brillantez. Si este jugador consigue ampliar sus registro de pases se convertirá en una pieza importante del futuro Real Madrid. Kovacic, por su parte, y esta vez en su posición ideal, escasamente aporta algo de interés.

Pero el encuentro aun nos reservaba una tan intrascendente como espectacular acción de las de video recopilatorio en YouTube. En una rápida transición del ataque madridista, el balón llega a Casemiro y este sorprende a todos con un taconazo de espaldas que deja solo a Bale para que encare hacia portería y saque un despiadado zapatazo al palo izquierdo de Adán. Los niños sonríen y los haters del galés vuelven a la húmeda seguridad de sus cuevas.

Post-partido

Recojo el plato y los cubiertos de la mesa y guardo la bolsa de pan de gambas que ha sobrado. Nunca se sabe cuando puede estallar el Apocalipsis zombie y cualquier alimento en la despensa puede ser inesperadamente bienvenido. Pongo un momento la tele para sopesar mis posibilidades pero un infame debate político me hace desistir. Ya es tarde para ducharse, o siquiera pensar en salir de casa. Peli, sofá y mantita que dicen por ahí… el problema es que hace un calor de narices y no tengo sofá en mi casa. Ni novia. Puta vida, tete. PUTA VIDA.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s